Me ha costado creerlo, pero escribí un discurso para la conmemoración de los 475 años de la fundación de Puebla. Empieza siendo un elogio, caminaba por el desasosiego y llega al final con alguna esperanza. Catorce años después, releerlo me hace reconocer que la esperanza de entonces ha tenido muy pocas razones que celebrar. Aquí […]

Leer completo

17 abril, 2020

Las mil dudas

¿Cómo lo sé? Porque he tenido más tiempo para indagar el misterio. De repente aparece en el jardín un cascarón de huevo. Otro día medio aguacate. Una tarde un plátano entre las macetas. Muy raro, decimos. Hemos dicho. Hace años. ¡Qué raro! Y a otra cosa.

Leer completo

15 abril, 2020

Delirios y Fase tres

Empieza el día con una tortilla y queso de bola holandés. Esta rara mezcla es herencia de la cultura yucateca que pasó sin más a Quintana Roo de donde la trajo a la ciudad de México mi suegra que a su vez llegó a México desde Cuba y cuyos padres nacieron en Asturias. Así que desde mi amanecer ya estoy viajando. He preguntado en el mercado de dónde son las naranjas con la que hacemos el beatísimo jugo de naranja y vienen de Veracruz a la central de abasto desde donde llegan a mi casa a pasar por agua con jabón y demás indicaciones.

Leer completo

14 abril, 2020

Días que engañan

Vamos entrando en estos días como en las nubes de una tarde. Nos sentimos en el umbral de algo desconocido. Oímos las cifras de aquí, sabemos las historias de horror que se ven en lugares tan queridos como el Piamonte, Madrid y Nueva York. Y estamos asustados, pero dudando.

Leer completo

2 abril, 2020

Voy de mi corazón a mis asuntos

Ando el día como si los días de otros no estuvieran en él. Y me ha resultado tan sorprendente la sensación. Si no fuera porque sé de qué se trata esto que nos pasa, podría decir que paso el día yendo “de mi corazón a mis asuntos”. Y en santa paz.

Leer completo

28 marzo, 2020

¿Y si lo traigo en los zapatos?

Tras quince días de encierro salí a caminar tres calles. No había nadie a mi alrededor, era tarde de sábado y no pasaba ni un coche sobre la aberrante calle del general José María Tornel. Esperar en la esquina a que se pusiera el verde parecía una más de las muchas ociosidades con las que hay que entretener el tiempo.

Leer completo