14 agosto, 2016

No amo a mi patria

¿Y qué vamos a hacer?, nos preguntamos todas las noches a la hora de los noticiarios y todas las mañanas en el desayuno. No sabemos. Pero no lo sabe nadie. Yo creo que no la saben ni los que creen saber, ni el Presidente, ni los militares, ni los sabiondos que opinan por donde quiera, […]

Leer completo

13 agosto, 2016

Papeles encontrados

Quizás ya lo dije aquí antes: yo siempre que busco un adjetivo con el que elogiar a quién sea: lo mismo mi perro que una mujer inexistente, doy sin remedio con la palabra audacia. Los audaces cantan más allá de la regadera, los audaces tienen amores y se consumen en su fuego, los audaces andan por la calle a las cuatro de la mañana sin preguntarse quién los sigue o temblar por quien pueda encontrarlos.

Leer completo

11 agosto, 2016

Una para bien

Imelda tiene la melena negra, los ojos oscuros y la risa abierta. Una piel como de japonesa y los pies diminutos de las chinas. Es hija de unos padres que aventaron al mundo diez hijos y luego los dejaron crecer como fueran pudiendo. Imelda se cruzó para Los Ángeles, de mojada, ilegal, hace como quince […]

Leer completo

10 agosto, 2016

Los zapatos ajenos

Nos pasamos la vida viendo vivir a los demás, mientras hacemos el intento de hallarle los modos a nuestra propia vida. Y por quién sabe qué motivo, supongo que por vanidad, a veces entendemos mejor las razones de los otros y creemos saber con toda exactitud lo que debían decidir en cada caso, aunque nos […]

Leer completo

Que así debería hacerse para vivir en paz, decía mi abuela. Pensando en eso es que ahora me pregunto: ¿cuántas veces cierra uno los ojos para no ver y cuántas para ver mejor? Creo que pensar la diferencia entre una cosa y otra pueda ayudarnos a elegir cuál vida preferimos. Hoy yo tuve los ojos […]

Leer completo

Exponer la intimidad, soltarla, nos ha dado libertades y derechos de búsqueda que no existían. Hasta los muebles de nuestras casas tienen un movimiento y una naturalidad que no tuvieron antes. Las recámaras de los niños de mi infancia eran para dormir y estar enfermo, no para ver la televisión, cenar, jugar Nintendo, recibir a […]

Leer completo