Espanta, lastima, enfurece mirar este video tomado apenas ayer. Una descarga de agua clandestina soltada directamente al drenaje pluvial, a la altura del puente de Cúmulo de Virgo, en Angelópolis, Puebla. A un kilómetro del recién inaugurado, con alarde y derroche, Museo Barroco. Obras de relumbrón, y la basura debajo del tapete, en el drenaje, devastando al sufrido río Atoyac. No tienen vergüenza.