Dejo aquí un testimonio de la sabiduría con la que siempre acompañó a sus amigos el tan querido doctor Teodoro Cesarman. Con la añoranza y reverencia que siempre he de tenerle.

cesarman