Oyendo caminar a las hormigas

Ustedes perdonen, un poco de trivia para el mal de noticias extremas: Hace tiempo que había empezado a oír mal. En las conversaciones componía cosas y ya nada más me faltaba sacar una cornetita de las que les ponían a los viejos en las novelas del siglo diecinueve. Consideré pertinente ir al doctor y fui muerta del miedo a oír que dejaría de oír. Antes de que otra cosa pasara el doctor sacó unas pinzas y cayó sobre mi oído derecho. Puso voz de asco y dijo que todo se veía espantoso. Más me asusté. “Quizás le moleste un poco, está muy dura esta pared.” ¿Una pared?, pensé. ¿Tengo una pared en el oído? Pues sí, tenía dos paredes. Me las quitaron y de un momento a otro empecé a oír el sonar de un aire acondicionado, las burbujas de una pecera, el tic tac de un reloj, la voz de una señora tras la ventana y el remoto motor de los camiones que bajan por Constituyentes como si bajaran a los infiernos con el infierno que son. No estaba sorda. Los oídos andaban de parranda. Se quería tapar para dormir tranquilos. Ahora despertaron y me despertarán. Por fortuna. Aunque oír esta ciudad parezca un infortunio.
Eso sí, no se me irá una palabra en las comidas. Voy a oír hasta la última letra del abecedario con que a veces narramos el espanto. Tampoco me perderé nada que hable de la ajena alegría. Yo alegre estoy siempre, aún cuando me ronda la tristeza. Esto de vivir es digno de oírse.
Punto: Les conté a mis hermanos en el chat que tenemos los cinco. Dijo Daniel: ” A mí también me ha pasado eso. Y oyes hasta el paso de las hormigas.”
Recomiendo:El texto de Luis de la Barreda sobre el No más sagrado. http://www.excelsior.com.mx/opinion/luis-de-la-barreda-solorzano/2017/03/23