La memoria altanera y renuente

Me disculpo con ustedes. Ya lo sé, llevo semanas de ausencia. Pero como empieza el año volveré a hacer la promesa que tantas veces rompo. He de escribir el día a día. Volver al intento de recontar las cosas que miro y oigo. Como tengo la memoria cada vez más altanera y rejega, temo olvidar cosas que ahora me alegran o conmueven y no poder contárselas con cierta mansedumbre y veracidad a mis hijos o a cualquiera de sus amables descendientes. Nunca falta un curioso en la familia y por ese curioso,con gran posibilidad curiosa, valdrá la pena el gusto de recordar. Cada vez se me olvidan más las cosas cercanas y los nombres de personas de renombre, sin embargo recuerdo con la precisión de Funes la tarde remota en que Héctor y yo llevamos a Rosario por primera vez al cine.
Son extraños los recuerdos. Llovía. Tengo claro que a pesar de haber corrido nos mojamos, pero recuerdo esa carrera como algo parecido a la felicidad primordial.
Vale la vida contar la vida. No todo acabará siendo memorable, pero uno no sabe qué querrá recordar con el tiempo. Así que he de conformarme con registrar las cosas que ahora me parezcan dignas de memoria. Ya me haré cargo si alguna vez me aburro en la vejez, esa promesa dorada que no quiero perderme, de pepenar lo que entonces sea importante. La verdad es que no quisiera olvidarme la luz de algunas tardes, la paz de otras, el cansancio de unas noches, la fiereza de algunos amaneceres.
Que tengamos un año mucho menos malo de lo que nos imaginamos.

Poesía para hoY: “El poeta es un fingidor./Finge tan completamente/que llega a fingir que es dolor/el dolor que en verdad siente.”
Musica para hoy: Esta boca es mía. Joaquín Sabina.

62 comentarios

  1. Alejandro Mendoza 402   •  

    Señora Ángeles muy buenas noches, cuando termine de leer su artículo me dejo pensando en muchas cosas, pues como usted dice los recuerdos muchas veces se pueden ir borrando y volverse vagos.
    Y para mí un recuerdo que nunca quisiera que se borrará de mi mente es de cuando salí de vacaciones a cozumel por primera vez, ya que justo cuando mis papás me dijeron que viajaríamos a cozumel también me dijeron que teniamos familia allá, de la cual nunca había escuchado.
    Al llegar allá mis tíos nos estaban esperando en el muelle para llevarnos a dar un paseo por la isla, cuando los salude me sentía algo raro ya que nunca en mi vida los había visto.
    Pero al platicar con ellos, resultó que ellos a mí si me conocían ya que la última vez que me vieron fue de bebe y por lo tanto esos recuerdos que tenia de ellos sé desvanecieron de mi mente.
    En nuestra semana que estuvimos en la isla nos llevaron a conocer muchos lugares y ya que tenían un pequeño barco pudimos ir a playas vírgenes las cuales solo se pueden visitar transportandote por el mar, las cuales por cierto eran muy hermosas. En otro día nos invitaron a su casa a una parrillada y a conocer a toda su familia; al final de la semana resultó ser que yo no me queria ir ya que me la pase tan bien con mis tíos que queria quedarme más tiempo pero nuestra reservación en el hotel había terminado y no nos podíamos quedar más días.
    Pero lo bueno fue que después de esas vacaciones ahora cada vez que podemos, vamos siempre a visitar a mis tíos y a disfrutar un poco de la playa.

  2. Hola, buen día mi estimada Angeles, quiero compartirle lo que pienso de su artículo ya que usted tiene mucha razón aveces los recuerdos os podemos olvidar fácilmente pero hay otros que van a ser recordados por mucho tiempo ya que marcan nuestra vida, yo quisiera compartirle unos de esos recuerdos que marcó mi vida.
    Era un adolescente de 14 años, era muy fanático del fútbol, y mi sueño era ser un gran futbolista. Entrenaba todos los días para poder llegar a primera división, y mi constancia en mis entrenamientos me hicieron desarrollar muchas habilidades que los entrenadores de diferentes equipos lo notaban, pero un día un entrenador de un equipo filial del club Pachuca me invitó a probarme par poder estar en Fuerzas básicas de este club, en ese tiempo tenía un buen nivel y que entrenaba con las fuerzas básicas del club zacatepec. Me llevaron a probarme y en el momento que toqué el balón me sentí seguro y sabía que me iban a escoger, jugué como nunca. Cundo terminó el partido nos llamaron a todos para decirnos quién había pasado a la siguiente ronda, por fortuna o no, a mi no me escogió el visor que me vio jugar adentro de la cancha; decepcionado de mí salí del campo muy triste sabiendo que había dado lo mejor de mí y no fui escogido, cuando llegué al final de la cancha se me acercó otro señor que también era un visor y me dijo que le había gustado cómo jugaba ya que mis habilidades técnicas y mis condiciones físicas me tenían asegurado un lugar en Pachuca, y me dijo que me esperaba en Semana Santa para poder entrar a un torneo y si llegábamos más allá de los cuartos de final yo tenía mi lugar asegurado en el club.

  3. Rodrigo Zenteno 402   •  

    Me gustaría poder compartirle este recuerdo, que en verdad es muy importante para mí ya que marcó un punto y a parte de mi vida.
    Este suceso es algo doloroso, ocurrió cuando yo apenas tenía 10 años de edad. Mi abuelo una gran persona que tenía siempre un buen consejo para cada momento, era agradable, carismático y sobre todo muy optimista; el tenía una gran visión de la vida, después de una larga vida de trabajo para poder mantener a su familia se fue dando cuenta que todo en esta vida se acaba, se algo material o algo sentimental, y por lo mismo nosotros no deberías aferrarnos a las cosas, teníamos que dejarlas ir en algún momento.
    De pequeño no podía entender lo que me trataba de comunicar por que yo sólo me enfocaba en pasarla bien con él, ya que en ese entonces era mi mejor amigo.
    Y como mi abuelo lo dijo, llegó el momento en el que él fallecería por un paro respiratorio; yo al principio no lo creía, seguía pensando que él sólo se fue a dar un paseo y que volvería pero hasta después de mucho tiempo entendí su frase y fue ahí cuando por fin le pude decir adiós.

  4. Ramírez Balcázar Dolores A.   •  

    Buenas noches estimada Ángeles.
    Me pareció una reflexión muy muy linda y en mi caso, el recuerdo que quiero que permanezca en mi mente por siempre es cuando fui a Chetumal en las vacaciones de Navidad de 2014, esa ha sido la experiencia más maravillosa que he tenido a mi corta edad.

    Todo comenzó cuando mi familia y yo llegamos al hotel, lo primero que nos dijeron fue que en las habitaciones no había ni televisiones ni internet, lo cual es como la muerte en estos días pero la verdad es que nunca nos imaginamos que la pasaríamos tan pero tan bien, en el único lugar en el que habría internet sería en el lobby y no estábamos muy conformes con esa noticia pero las reservaciones ya estaban hechas así que solo fuimos a nuestras habitaciones, que por cierto, eran Cabañas y cada día que íbamos a estar ahí, teníamos una actividad ya programada.

    Absolutamente todas las actividades fueron increíbles, no fue lo mismo de siempre, salimos de nuestra zona de confort y éramos una familia verdaderamente unida, esos cinco días fueron los mejores, no había nada que nos interrumpiera, había una conexión que jamás habíamos tenido, solo existíamos mis papás, mis hermanos y yo, nadie más, fue en ese momento en el que aprendí a valorar a todas las personas que amo y que cada momento, cada día que pase con todos ellos lo tengo que disfrutar al máximo porque puede ser que el día de mañana ya no se pueda o ya no estén juntos como es mi caso.

  5. Diego Terán Guzmán   •  

    Muy estimada Ángeles Mastretta.
    Primeramente quiero decirle que es un placer poder leer algo suyo otra vez.
    Estoy totalmente de acuerdo con usted, los momentos están para contarlos y habrá solo algunos momentos en específico que querremos que se queden por siempre en nuestra memoria debido a la felicidad que nos causan o también nostalgia.
    Uno de mis mejores recuerdos es cuando fui a Hacienda Panoaya el primero de enero del año pasado, en mi familia tenemos la costumbre de salir el primero o segundo de enero de cada año y en esa ocasión decidimos ir a Hacienda Panoaya y yo quería que mi novia nos acompañará así que la invité aunque no creía que la fueran a dejar ya que es una día que se pasa en familia pero quise tomar el riesgo.
    Afortunadamente si le dieron permiso de ir con nosotros y como era de esperarse, estaba demasiado contento.
    No encuentro la palabra exacta para describir ese día fue algo que estoy seguro que nunca olvidaré.
    Poder compartir ese día con mi familia y mi novia fue algo grandioso, nos tomamos muchas fotos, nos subimos a una tirolesa, nos metimos a un laberinto.
    Ese día estuvo lleno de felicidad y para mí, ese es uno de los momentos que me gustaría recordar por siempre y que disfruto mucho contarlo, porque como ya lo había dicho, los momentos están para contarlos.

    • Diego Terán Guzmán   •  

      401

  6. Itzel Yáñez 402   •  

    Señora Ángeles, con su artículo me hizo reflexionar acerca de los recuerdos que son muy importantes para mi y que no me gustaría olvidar a lo largo del tiempo
    Uno de los recuerdos mas especiales para mi, fue a mis 13 años cuando fui de vacaciones con mi familia a Puerto Vallarta.
    Ese viaje empezó como una gran aventura cuando el GPS nos llevo por una ruta que aunque fue la más corta, nos llevó prácticamente a través de la selva, donde encontramos un jaguar, una pitón y casi atropellamos a una vaca.
    Ya estando en el hotel, al día siguiente fuimos a la playa, donde pudimos ver una mantarraya jugando entre las olas y a una tortuga y ya en nuestro último día de estancia, fuimos a una excursión donde te llevaban a diferentes actividades, y una de ellas fue hacer snorkel, fue lo mas maravilloso que había hecho. Al principio tenía miedo ya que aventarme a mar abierto me causaba temor, pero en cuanto estuve entre tantos peces de colores, se me fue todo el miedo que tenía; les dimos de comer, nos metimos a una cueva donde vimos a una anguila, y nos la pasamos de maravilla.
    Ese recuerdo jamás lo quisiera olvidar

  7. Gabriela Alarcon 402   •  

    Buenas noches ,el leer su comentario me hizo recordar que todos tenemos ese recuerdo que nos transporta a esa felicidad que en algún momento vivimos ,un recuerdo que tengo muy presente de cuando era niña fue la llegada de mi primer mascota ,recuerdo que fue una tarde cuando regresaba de la escuela y mi mama nos tenía una sorpresa a mi y a mi hermana ,de una cajita pequeña salió una perrita pequeña ,con unos ojos grandes y de color miel ,y inmediatamente se convirtió un miembro de nuestra familia muy querida,aún ese recuerdo sigue presente en mi vida por qué ella es un símbolo de mi feliz niñez.

  8. Oscar Caltempa   •  

    Este articulo me puso a reflexionar y nuestra mente solo guarda lo que nos marca muy fuertemente en nuestra vida, algo que nos cambie la forma de ver la vida como personas lugares e incluso actos de nosotros mismos.Por ejemplo a los 9 años llegaron 3 personas a mi casa que yo ni tenia quienes eran pero mi madre al igual que mi padre los recibieron con mucho cariño así que le pregunte que quienes eran esas personas asi que me respondio que eran unos tíos de ella que son muy queridos por ella así que los empecé a conocer y compartí muchos recuerdos con ellos que hacen que mi infancia sea una gran época de mi vida y que la recuerde con mucha alegria y ademas sean personas que forman parte de mi vida.

  9. Darnely Bustos. 401   •  

    Estimada señora Ángeles, al leer su artículo me hace recordar todos los momentos tan bellos que he vivido, aquellos que ahora son solo recuerdos, solo que hay uno en especial que no quiero olvidar y este es el día de mis XV años, el recordar este día tan especial me llena de mucha alegría, desde mi infancia había soñado con aquel día en que las personas más importantes estuvieran presentes para poder disfrutar de esta celebración, suena tan pequeña la palabra fiesta y sin ningún significado, pero en realidad es verdaderamente significativa, el solo ver fotos y vídeo de aquel día me llena de alegría el ver que todos disfrutan al igual que yo, el que estén a mi lado me llena de mucha felicidad. No podía
    creer que todo por lo que trabajabas en meses de iba en una noche pero lo vale, vale la pena el estar feliz con las personas de tu alrededor, le agradezco a mis papás por hacerme este sueño realidad.

  10. Jorge Tamariz 401   •  

    Comparto la opinión que usted tiene acerca de lo que son los recuerdos para las personas, en mi
    opinión los recuerdos también forjan la vida de cada uno de nosotros y cada quien recuerda los hechos según su forma de ser, es en este momento cuando la frase “recordar es volver a vivir” toma sentido.
    Uno de los recuerdos que tengo presente es un día en Valle de Bravo cuando me sacaron de la escuela, no sabia que pasaba ya que fue un compañero del trabajo de mi papá quien fue por mi, llegamos a Toluca y estaba todavía más desubicado pues no me llevo a mi casa, sino a un hospital, lo que empeoro la situación porque no había un motivo por el cual me llevara ahí; pero eso cambio en un abrir y cerrar de ojos cuando mi papá me dijo que mi mamá estaba embarazada y que iba a tener un hermanito, en ese momento sentí tanta felicidad que llore de alegría.
    Finalmente nosotros guardamos los recuerdos y hacemos que cada día sea inolvidable.

  11. Ángel Fernando Parra García   •  

    Parra García Ángel Fernando 402
    Señora Ángeles mastretta le quiero decir que su artículo me a puesto a recordar muchos de mis recuerdos que eh pasado en toda mi vida, pero tengo uno en mi mente que jamás se me va a olvidar, era una tarde no recuerdo el día, pero tenía 10 años mi papá me había traído mi primera moto estaba súper me gustaba mucho, mi papa me empezó a enseñar a manejarla y por más de que me enseñaba no podía, me desilusioné mucho, pasó una semana y me dieron muchas ganas de manejarla entonces me subí y empecé, no se como pero lo logré, iba en primera y cuando le pasó a la segunda velocidad de tan emocionado que estaba no vi un árbol que estaba en mi casa y me estrellé en el, no sentí ningún dolor alguno, lo único que me preocupaba era la moto, entonces con todas mis fuerzas pude levantar la moto y la puse en donde estaba, hasta la fecha mi papá nunca se enteró de que la tire, ese es mi secreto desde los 10 años….

  12. Larissa Lievanos 402   •  

    Buenas noches
    Me pareció maravilloso este artículo tanto que quisiera compartir una historia de mi vida.
    Quizá y no se muy emocionante pero es algo especial para mí.
    Hace 2 años en Año Nuevo, mi familia y yo nos juntamos en la casa de mis abuelos, nunca habíamos estado tan unidos. Todos llevábamos una actitud de pasarla bien, realizamos un intercambio de cartas ese día, fue tan especial, todos estaban tan emocionados. Ojalá y esto se repita y volvamos a estar unido como aquella ves.

  13. Buenas noches, leer su artículo me ha hecho viajar dentro de mi mente para recordar tantas cosas, me ha gustado mucho si artículo, pues de verdad me ha dejado pensando en cuál sería el momento que nunca quisiera olvidar, quisiera compartírselo:
    En los últimos meses de vida de mi abuelo, recuerdo un día en el que lo fuimos a visitar a su casa, como cada sábado lo hacíamos, para esto, yo estaba a un año de cumplir 15 años, recuerdo que él y yo teníamos una promesa de que el tenía que “durar” hasta que yo los cumpliera, siempre fue el sueño de ambos , en este tiempo yo ya estaba viendo un poco sobre los preparativos de mi fiesta, y el estaba tan feliz de saber que me cumpliría nuestra promesa, lamentablemente un año antes de mi cumpleaños su estado de salud se complicó bastante, al grado de que el sabia que no podría cumplir lo que prometió, recuerdo perfectamente ese día en su casa, yo no sabía lo que estaba pasando.
    Habló conmigo, me dijo que si el no podía cumplir lo que prometió, que lo disculpara, que el estaría siempre conmigo, en todo momento, así no lo pudiera ver, recuerdo que me dijo que me quería demasiado, y que haría lo que pudiera por cumplir nuestra promesa. Lamentablemente murió poco después de esto, pero para mí, es un momento que nunca quisiera olvidar, esas palabras, el saber que nunca me va a dejar, eso es algo que quiero recordar siempre.

  14. Ana Ascencio Belmont   •  

    Señora Ángeles Mastretta, primero que nada, agradezco que se esté tomando el tiempo para leer mi comentario. Quisiera compartir con usted, uno de los mejores recuerdos que tengo.
    Los principales claramente son con la familia, pero el más reciente y más bueno que yo tengo, no.
    Hace poco menos de un año, estuve hablando con alguien que no vive en el mismo lugar que yo, pero no tan lejos, por teléfono en una noche, la nostalgia se hacía cada vez más grande y las palabras “te extraño” ya no eran suficientes para cubrir nuestros sentimientos en ese momento.
    Después de eso surgió un “ven a visitarme” y mi mente deseosa por ver, se lleno de ideas. La cuál termino siendo que iría un día después, ese día fue importante para mí, porque fue de las primeras veces que decidí tomar un poco las riendas de mi vida, sin pensar las cosas tome un autobús con destino a donde estaba la persona que yo anhelaba ver, pase una hora en carretera y llegue, pase uno de los mejores días de mi vida, compartiendo con esa persona y al final de mi día ambos tomamos el autobús para poder regresar.
    Creo que, fue la primera vez que me sentí completamente libre. Sin importar el riesgo que representó. Aún siento los nervios de ese día. Y es algo que recordaré siempre.
    “Vale la vida contar la vida”

  15. Abraham Contreras 401   •  

    Leer su artículo me trajo muchos recuerdos a mi mente pero …. el que más se me vino fue el día en que viaje a NY tenía ya bastante tiempo que quería viajar a allá , lo que más se me viene a la mente es ese potente frío que hace que automáticamente te tengas que poner más de dos suéteres o chamarras o cuando empezaron a caer copos de nieve ese frío tan…. me encanto ese viaje ya que todos estábamos felices y queríamos conocer ese lugar saber cómo es “la gran cuidad” “la ciudad que nunca duerme “

  16. Azael parra 401   •  

    Hola Sra.Angeles le mando un cordial saludo de mi parte al leer esa reseña suya, me recordo cuando fui a cancun con mis padres y mis primos y tomamos un barco y todos veiamos como em el cristal debajo del barco pasaban peces hermosos a mi vista, y mis primos yo yo sorprendidos de esa belleza , despues pasamos una buena comida entre la familia en unas carnes la cual se veia esa hermosa convivencia entre familiares ese recuerdo o mejor dicho esa memoria espero nunca olvidarla, me despido de usted.

  17. Liz fuentes 402   •  

    Señora ángeles, mientras leía su artículo comencé a recordar aquel momento en el que me encontraba con mi madre y sentí el deseo de contarle uno de mis más grandes sentimientos que me embargaba, el cual era que me atraía un niño de mi escuela. Recuerdo que tenía pena y miedo porque jamás me había pasado eso. Pensaba que me iba a regañar y cosas así, pero oh sorpresa, me invitó un helado y me empezó a contarme lo que sentía a esa edad y como la trataron sus papás, obviamente muy diferente a lo que me dijo a mí, es más me ayudaba a arreglar mis pensamientos y a estar segura de lo que sentía.
    A partir de ese momento le contaba todo y ya no me daba pena ni nada. Puedo asegurar que fue uno de los momentos tan agradables y bonitos en mi vida por saber que tengo alguien que me puede escuchar y dar consejos.

  18. Andrea Lozada 402   •  

    Sra. Ángeles después de leer su artículo me gustaría compartirle uno de los momentos más especiales de mi corta vida; tenía 4 años de edad y las vacaciones de verano se acercaban, mi papá se encargó de hacer de esas vacaciones las más especiales, pues había planeado un viaje para ir a Orlando, Florida y poder conocer los parques de Disney.

    Esas vacaciones al llegar al hotel, enferme, me tuvieron que hospitalizar y mis papás se enteraron de que era asmática; era pequeña y no sabía lo que estaba pasando, lo único que yo quería, como sueño de una niña que le gustaban las princesas, era conocer el parque de Disney y el castillo. Lo más hermoso es que mis padres hicieron lo posible y pude cumplir ese sueño, de conocer y vivir en un pequeño cuento de hadas por un día, me permitieron salir del hospital y pasar un día tan perfecto con mi familia en el lugar donde siempre había soñado estar, y constantemente los siguientes años solíamos volver a ir y cada vez que llegaba a ese lugar en donde “los sueños se hacen realidad”, podía sentir que el tiempo no había pasado, que seguía siendo esa pequeña niña que cumplía su sueño al estar ahí.

  19. Marla Portillo 401   •  

    Querida Sra. Ángeles en cuanto comencé a leer su reseña vinieron a mi mente esos inolvidables recuerdos que he pasado en familia, uno en particular lo tengo presente, corría el período vacacional de invierno hace unos 9 años atras y por la llegada de mi hermano mis tías decidieron llevarme a Acapulco en donde vacacioné unas dos semanas mientras hacíamos diversas actividades, me llevaban a la orilla de la playa en donde podía sentir como el agua y la arena jalaban mis pies, además recuerdo como pude poner en práctica las clases de natación que había tomado el verano anterior , cuando llego el momento de regresar a casa mi abuela me ofreció volver a Acapulco otras dos semanas y vacacionar con ella, en las cuales recuerdo haber llegado a un increíble hotel en donde había un parque acuático dentro, mi abuela y yo nos divertimos tanto ese día, íbamos flotando en una llanta cuando de repente una balde de agua se volteo sobre nosotros, regresar a casa después de ese increíble mes de vacaciones es uno de los momentos que siempre estarán presentes en mi mente.

  20. Francisco Gutierrez 401   •  

    Que tal señora Ángeles, conforme iba leyendo su artículo sobre esos buenos y malos momentos que obtenemos conforme vivimos no pude evitar recordar aquel día del 6 de Diciembre del año 2015, es un momento al que yo catalogo como el mejor recuerdo que tengo de mi corta vida de 15 casi 16 años de vida. Es un excelente y reciente recuerdo, pero acompañado de horribles y viejos recuerdos, a lo que voy es que ese día yo por fin despues de 10 años buscando alcanzar la gloria finalmente lo logré, conseguí un campeonato de futbol americano con mi equipo Águilas del contry. Tal vez no sea la gran cosa, pero para mi lo fue, por que tenía desde la edad de 4 años queriendo conseguir ese tan deseado campeonato, siempre terminaba perdiendo las semifinales o finales, eran momentos horribles y lo gracioso es que yo siempre decía que el equipo que tenía iba a ser campeón esta vez y nada, ahora yo jurab que con este equipo no ibamos a ganar ni un solo partido, nadie creía en nosotros por que el equipo se divide en categorías debido a la edad y la categoría se dividía en secciones debido a la habilidad y pues a pesar de mi gran veteranía en ese club, mi estatura, velocidad y fuerza no me ayudaban mucho, era el mejor club de todo Nuevo León y era mucha la comptencia, tanta era la competencia que varios de mis excompañeros ahora juegan para el equipo de Borregos del Tecnológico de Monterrey. Y estuve en la banca la gran mayoría de la temporada por dos lesiones musculares que tuve, pero siempre daba lo mejor de mi y tanta espera valió la pena ya que terminé jugando la final y salvando a mi equipo multiples veces evitando el touchdown, el marcador terminó con un 22-23 ante el equipo de Potros, partido cardiáco, pero divertido. Quiero agradecer a su articulo por hacerme recordar esto nuevamente, cada vez que lo recuerdo siento la misma emocion y nervios que el momento en el que estaba en la cancha en la ultima jugada y escuche el silbatazo del arbitro. Con eso me despido.

  21. Emiliano   •  

    Señora Ángela tiene mucha razón con respecto a su artículo y me gustaría compartir un recuerdo que marcó mi vida por completo, fue cuando fuimos con mi familia a Disneylandia fue hace aproximadamente 6 años ese recuerdo lo tengo muy marcado porque me la pase muy padre principalmente con mi papá, la verdad me gustaría seguirme llevando así con el porque la verdad extraño que nos llevemos así, ese día recuerdo que nos subimos a muchas montañas rusas, pero la que más me gustó fue la de piratas del caribe ese día fue súper divertido, como mucho helado con el y al final de la noche el me cargo para ver un espectáculo de luces sin duda una de las mejores experiencias que jamás he tenido con el y con mi familia

  22. Karlos Martínez   •  

    Karlos Martínez
    Mientras leía su artículo fui recordando mementos de mi vida que han sido muy gratos y alegres, uno de los recuerdos que más me gustan es en mi cumpleaños número 8 (el primero después de mi accidente), en el cual muchos familiares se reunieron y por primera ves amigos míos también.
    Lo que más me agrada fue que todo fue hecho para que yo me divirtiera mucho por qué casi no me gustan las fiestas, fue genial con cosas sorprendentes, y en la noche nos sacaron a todos los niños a mi cancha privada de fútbol nos hicieron cerrar los hijos y sin que nos diéramos cuanta mientras nos contaban una permuto linda historia, nos ponían pintura neón y cuando habría los hojos fue impresionante y ame ese día, podría contar muchas cosas pero sería mucho texto.
    Gracias

  23. Valeria Ramírez 401   •  

    Estimada Señora Ángeles , su artículo me pareció muy interesante , me hizo pensar en los momentos que valen la pena y que quiero recordar , así que me gustaría contarle una anécdota , ya que recordar es como volver a vivir .
    Tenía 5 años , fui a Cancún junto con toda mi familia , ese viaje me gustó mucho ya que era la primera vez que me subía a un avión , recuerdo que estaba muy emocionada y que me levanté antes que todos para arreglarme , que estaba tan desesperada en el aeropuerto porque ya me quería ir porque hacía mucho frío en México , y que al llegar a Cancún , jamás había sentido tanto calor en mi vida , ver el mar tan azul y que al meterme a nadar en el , podía ver muchos animales a unos cuántos centímetros de mí, que la arena era tan suave como talco,y que al llegar la noche todas las calles estaban iluminadas, había demasiada gente caminando por cualquier parte .
    Pero lo que más me gustó de ese viaje fue cuando fuimos a nadar a un cenote en Xcaret , que estuve nadando más de dos horas , la verdad termine muy cansada pero me encantó hacer ese recorrido .

    Finalmente regresamos y volvimos a tomar un avión , hasta ahora , es el mejor lugar al que he ido, y francamente es un recuerdo que jamás quisiera olvidar .

  24. Joanine Katherine Rojas Gutiérrez 402   •  

    Estoy de acuerdo con lo que dice
    “No todo acabará siendo memorable, pero uno no sabe qué querrá recordar con el tiempo”
    Es cierto que no todo es memorable y que a veces recordamos cosas que con el tiempo pueden ir desagradandonos pero en este caso yo quiero compartir con usted y todos los que posiblemente leerán este texto uno de los pequeños momentos de mi vida del que estoy segura que nunca olvidaré; eran vacaciones de Diciembre que mejor oportunidad para salir en un viaje familiar y celebrar de paso Navidad y año nuevo imagínense 3 días en carro para llegar a nuestro destino, admito que fueron mis mejores vacaciones, cuando llegaba la noche parábamos en el primer hotel que veíamos y al día siguiente nos íbamos después de a ver comido recuerdo que durante el camino había momentos en los poníamos música y todos cantabamos tan fuerte como podíamos o tomábamos fotos de los bellos paisajes al igual que había ratos en el que todos dormían menos el conductor y su copiloto y al llegar a nuestro destino a pesar de ser tan noche teníamos tanta energía que nos metimos a nadar y salimos a cenar tiempo después, el resto de las vacaciones fueron realmente maravillosas y divertidas, estoy segura de que este momento lo recordaré con mucho cariño hasta el fin de mis días.

  25. Víctor Hugo Meléndez Castillo 401   •  

    Me gustaría compartir un recuerdo con usted señora Ángeles, algo que me sucedió hace varios años, cuando yo tenia 6 años para ser exactos, recién yo había cumplido los 6 años y mis papás me dijeron que me tenían algo preparado para el fin de semana, yo en ese momento no me sentía muy emocionado porque pensé que iba a ser un regalo material y a mi no me gustan los regalos de ese tipo pero aun así espere el fin de semana, cuando finalmente llego ese día yo esperaba despertar en mi cama igual que todos los días pero no fue así, ese día desperté en el carro, recuerdo que me levante asombrado porque no estaba en mi cama, cuando por fin abrí bien los ojos no lo podía creer, estaba en six flags, me sentí super emocionado, quería salir corriendo del carro y visitar todos los juegos, y eso fue exactamente lo que hice.
    Sin duda alguna esto es algo que yo quisiera recordar por siempre

  26. Yael Valenzuela   •  

    Querida señora Ángeles quiero decirle que me gustó su artículo y empece a recordar algo que me gustaría compartir hace aproximadamente 3 años viaje a la ciudad de Pachuca Hidalgo y fue donde viví uno de mis momentos más emocionantes ya que yo y un amigo más nos preparábamos para entrar a un equipo muy bueno de primera división pero lamentablemente mi amigo no fue aceptado y su sueño al igual que el mío de estar ahí se avía ido pero yo no avía tomado encuenta eso y una vez que empezamos a entrenar me sí cuenta que lo necesitaba más que nunca así que no dudé en decirle que lo volviera a intentar y que no se rindiera y después de 2 semanas lo logro y entramos juntos por fin.

  27. Juan Manuel Andrade Cortés 402   •  

    a mi parecer usted tiene mucha razón es esa cuestión, “vale la pena contar la vida” pero creo que dentro de todo eso que podemos contar debemos saber que contar, yo en lo personal contaría mas mis momentos felices que los tristes o malo, si hay que desahogarse de vez en cuando pero bueno esa ya es otra parte, realmente no sabría contar cual ha sido mi momento mas feliz o favorito de mi vida ya que creo que tengo varios, la mayoría de ellos es cuando salgo con mis amigos y creo que ahora hoy en día los atesoro mas y valoro ya que ahora no los veo muy seguido pero si, mis momentos favoritos son cuando salgo con ellos ya que cda salida es una nueva manera de expresarme, reír, jugar y vivir la vida.

  28. Sofía Celón   •  

    Quisiera compartir con usted un recuerdo que nunca quisiera olvidar.
    Hace un tiempo fui a Acapulco con mi mamá y con la familia del novio de mi mamá, fuimos en la camioneta y nos fuimos de noche, pero íbamos muchos, la cajuela y todo, estaba lleno, todo el camino estuvimos cantando, bromeando, durmiendo, etc. Cuando llegamos no sabíamos dónde estaba nuestro hotel, así que estuvimos como 2 horas buscándolo y cuando lo encontramos, todos admiramos del bello paisaje que tenía el cuarto, todo estaba precioso, después en la mañana fuimos a la playa, en ese momento quise subirme a la moto acuática cuando siento que me pica algo, entonces me resbalé y me atrapó el novio de mi mamá.
    Todo el viaje he una aventura, me la pase de lo mejor, y aprendí que no necesito de dinero ni de algo más si está la familia.

  29. Vanessa Franco   •  

    Concuerdo con usted, señora Ángeles, podemos hacer un recuerdo vivo a través de la escritura, por ello me gustaría compartirle mi más grande historia, que me sucedió a mis escasos 15 años.
    Una de las experiencias más hermosas y excitantes de mi vida ha sido viajar, viajar yo sola, esa sensación de libertad en el cuerpo, cuando eres solo tú, el mundo y un amplio repertorio de aventuras nuevas.

    Recuerdo cuando mi mamá y mi hermano me llevaron al aeropuerto, era una tarde lluviosa de junio, donde por fin comenzaba todo.

    Tome mi maleta, mi pasaporte y mi boleto y al.despedirme de mi familia un montón de sentimientos encontrados salieron a flote por un lado la emoción de ver el mundo desde otro ángulo y por otro la tristeza de dejar mi casa, el miedo de fracasar y de salir de mi zona de confort

    Entre lágrimas me despedí de mi familia y pase la puerta donde sólo están los pasajeros

    Nunca olvidaré la cantidad de gente que vi, un mundo nuevo en realidad, un mundo donde estaba sola y donde tenía que hacerme responsable de mi misma.

    Todo iba bien, aborde mi avión con destino a España, un vuelo calculado en 10 horas aproximadamente.

    Todos eran muy amables, después de todo en ese tipo de vuelos tan extensos, los desconocidos pasajeros a tu lado se vuelven tus fieles amigos y consejeros.

    Nos pidieron abrochar nuestros cinturones y apagar nuestros teléfonos.

    Pasados unos treinta minutos, de mi emocionante travesía, nos avisaron que el vuelo tenía algunas complicaciones y por ello teníamos que aterrizar en Cancún;una parada imprevista que me hizo ver mi suerte ya que esas horas de retraso hicieron que perdiera mi vuelo de conexión en España.

    Las horas se me hacían eternas, mi corazón latía a mil por hora gracias a la incertidumbre de no saber lo que pasaría al llegar a mi destino.

    El avión tocó tierra española, y en medio de toda la gente, se distinguía una pequeña niña en busca de su maleta, con su mirada de terror, si, esa era yo.

    Y con una mirada de desprecio, el encargado de migración dejo que pasara.

    No ha habido momento igual que me sintiera tan indefensa como esa vez, una mexicana en territorio desconocido, sin experiencia, sin comunicación y sobre todo sin boleto de avión.

    La desesperación inundó mi ser, y despues de unas lágrimas, levanté la cara me sacudí el miedo y me dispuse a buscar soluciones.

    La adrenalina me hizo ser eficiente y no quedarme paralizada ante la situación.

    Después de haber solucionado el problema y recuperar mi vuelo de conexión.

    Me senté en una de las bancas del aeropuerto con mi maleta, era noche, tenía hambre y frío y la soledad era lo único que tenía.

    Fue cuando me di cuenta, que las cosas había que valorarlas; tu familia, tu casa, tu comida, tu gente incluso tu país, que el hecho de tener libertad, demandaba madurez, y que había que disfrutar cada segundo de tu vida como si fuese el último y aprender que las malas situaciones nos recuerdan que siempre habrá una luz al final del camino.

  30. Jonathan Sanchez Cortes 402   •  

    Estimada Señora Ángeles Mastretta quiero compartir un momento favorito de mida que explica su articulo que publico usted, mi primer viaje en mi vida yo tenia 5 años en esa época yo no tenia ningún sentido que era eso de viajar pero un día me dio el si y empece a reflexionar que hay mas aya mi lugar de vivienda , le pregunte a mis padres mi dijeron esos lugares mas aya hijo son lugares de liberta y aventura pero tu no tienes la capacidad de afrentarlos por ti mismo y pasando los años cumplir mi sueño ir a lugares imaginarios y descubiertos en el mundo.
    A los 12 años pude aventurarme con mi familia esos lugares y en esos momentos los guardare para todo mi vida .

  31. Naomi Merino 401   •  

    En un inicio quiero decirle Sra. Mastretta que me gustó mucho su artículo y tiene tanta razón en la parte qué dice “Vale la vida contar la vida”, siento que esos momentos importantes en nuestra vida serán un tesoro en el futuro que en el momento de volver a recordarlos podamos revivir las sensaciones.
    Por lo cual quisiera compartir un recuerdo: Hace dos años cuando mi hermano recién se mudó a Querétaro, sin siquiera planearlo fui a visitarlo un fin de semana y debo decir que a sido uno de los mejores fines de semana de mi vida.
    Todo fue tan especial y nuevo para mí, esa fue la primera vez que viajaba sola tan lejos y recuerdo sentir miedo y nervios, pero a la vez tanta felicidad por llegar y ver a mi hermano. Ese fin estuvimos solo mi hermano y yo, me enseño el centro de Querétaro y me encantó cómo era todo ahí, en esos 3 días me pude dar cuenta de lo unida que estaba con mi hermano y honestamente de lo afortunada que era por tenerlo en mi vida.
    Definitivamente es un recuerdo que quiero guardar por siempre por qué siento que me une con mi hermano, más en momentos en los que no puede estar a mi lado.

  32. Daniela Fernandez Cortes 401   •  

    Querida y muy bien apreciada Sra. Angeles.
    Como usted bien dice recordar es volver a vivir, y a mi en lo partícula me encanta recordar ciertas cosas o eventos dependiendo de las circunstancias.
    Pero sin duda el recuerdo que le voy a compartir es mi recuerdo favorito, y aunque es algo y no un seceso es increíble; porque algo, porque ahí pase mi mejores momentos:
    En esa vieja casa del árbol, que sigo viendo cada día cuando salgo al patio, recuerdo que fue un regalo de mi abuelo para todos sus nietos, mi viejito hermoso, recuerdo viéndolo construyéndola, nos la dio un día del niño, el mejor que tuve, ahí nosotros éramos los mas felices, esa casa podía ser cualquier cosa: un castillo encantando, una casa de terror, una comisaria, una casita en el bosque, un refugio en la selva, etcétera, y es que de verdad cuando era una niña y jugaba con mis primos hay el tiempo no existía, podíamos pasarnos todo el día ahí sin siquiera darnos cuenta,de verdad ese lugar fue mi favorito en todo el mundo, lo amaba y créame lo sigo haciendo amando porque me trae de mis mejores recuerdos de mi niñez, y todavía cuando me siento mal o no hay claridad en mi mente voy ahí para buscar paz, ya que también era un refugió si cualquiera estaba triste, no importaba ahí nos consolábamos los unos a los otros, verdaderamente doy gracias infinitas a Dios por haberme permitido vivir con tantas personas hermosas a mi alrededor.

  33. Abi Manzo   •  

    Quiero compartir con usted señora Ángeles, un recuerdo que nunca quiero olvidar y es el día que conocí la torre Eiffel, yo soñaba desde los 7 años con ir a Paris y conocer la torre, mi mamá siempre que me preguntaba ¿que quería de 15 años?yo siempre decia ir a Paris yo anelaba con conocer la torre, pero ella siempre decia que no que mejor pensara en otra cosa, que era muy caro, pero al fin y al cabo tuve la oportunidad de conocer Paris en mis 15 años, el 25 de abril del 2015 fue el dia que conocí por primera vez la torre Eiffel, fue el momento más felis de mi vida recuerdo cada instante que paso, como se me erizaba la piel y la alegria que sentia por dentro, no paraba de sonreir, es un momento que nunca quiero olvidar ya que fue una de las mejores sensaciones de mi vida, y gracias por el esfuerzo de mi mamá ahora es un placer decir que conocí la torre Eiffel.

  34. Monje Torres Alexia 401   •  

    Muy bueno día señora Ángeles, me gustaría compartir con usted un recuerdo el cual no me gustaría olvidar; ya que este es una lección de vida.
    Hace aproximadamente un año fui a comprar ropa con mi hermano y mi papá, entonces recorrimos varias tiendas para poder encontrar ropa de nuestro agrado y que nos alcanzara el dinero. Entonces llegamos a una donde me gustó un pantalón y decidí probármelo; fui al vestidor, me lo probé y salí, el pantalón no me quedó, por lo que nos fuimos a otra tienda.
    Después de 10 minutos me doy cuenta que no traía mi celular, por lo que decidí volver teniendo la esperanza de que lo hubieran dejado ahí. Llegué y efectivamente no estaba mi celular, fuimos a objetos perdidos y no había nada, por lo que ya lo di por perdido.
    Entonces ahí aprendí que siempre debo estar al tanto de mis cosas, sin importar que yo piense que estén ahí yo siempre lo debo verificar; y que a algunas personas simplemente se les hace fácil agarrar lo que no es de ellos y llevárselo, en ese entonces me lo habían dicho pero ahí lo confirmé.

  35. Estamos empezando un nuevo año, y puedo decir que aveces no nos damos cuenta de las cosas buenas que tiene la vida y solo le damos importancia a las cosas malas. El año pasado, comencé a plasmar en letras momentos de mi día a día, algo que nunca había llevado, y me sorprendo cuando lo releeo, por qué me doy cuenta que en él escribió y reflejo lo que en verdad siento, sin barreras, solo pongo el corazón en cada palabra que escribo.
    Y esto me ha ayudado mucho, cuando quiero revivir un día solo leo lo que escribi, y todo regresa a mi, sinceramente me hubiera gustado empezar esto un tiempo atrás, para así nunca olvidar a las personas que ya no están conmigo, y poder revivir lo que pasamos una y otra vez cuando los extrañe, pero no fue así, y en este caso me apoyó de las fotos.
    Hoy quiero compartirles un recuerdo que no quiero olvidar nunca, mis 15 años, la emoción, la presión, el momento, la caída, las personas, lo que me dijo mi papa, todo en esa fiesta fue inolvidable; uno de los momentos más importantes en mi vida, mi cuento haciendo realidad, muchas aventuras me esperan, y quiero esrcribirlas para nunca olvidarme de ellas. Gracias.

  36. ROMAN RODRIGUEZ CITLALLI 402   •  

    Estimada Sra. Ángeles, después de haber leído su artículo, quisiera compartirle un recuerdo personal:
    Un gran recuerdo, imborrable para mí, es de aquella ocasión en el 2007 cuando fui a Walt Disney World en Florida con mis primos y mis tíos. Es el mejor recuerdo que tengo con mi familia. En esa ocasión iban en el viaje; mi papá, mi mamá, mi hermano, mi primo el mayor, mi prima la que sigue de mí, hermana de mi primo el mayor, mi tío y mi tía embarazada en ese entonces. Todos íbamos embutidos en una de aquellas camionetas grandes y a todos los niños nos mandaron a la parte de atrás. Y como eran cuatro niños, tres iban sentados y uno acostado en el piso. Eran seis horas de camino, sin embargo, nosotros los niños estábamos ansiosos por llegar, no dormimos ni un minuto. Estando en los parques, recuerdo que nunca nos dio hambre, era cosa de una o dos comidas ligeras al día, tantos juegos, tanta emoción. Añoro cuánto nos divertimos esos tres días que pasamos ahí. Y es ahora cuando reconozco que nunca volveré a vivir algo así con la misma emoción de un principio. Es el recuerdo más feliz que tengo hasta ahora.

  37. Adrian Piña 402   •  

    Señora Mastretta, es un gusto saber de usted, como es claro leer en su articulo, con temores y con buenos recuerdos, en un inicio de año; A mi me gustaría compartir con usted un buen recuerdo, y pues yo elegí contarle una de mis primeras veces, al igual que usted, pero esta en ves de el cine sera mi viaje a Cancún, esa vez, fue mi primera vez en avión, puesto que desde donde vivo esta un poco, demasiado, alejado de ese lugar, recuerdo que fue cuando yo tenia 5 año, tenia unos nervios, muy fuertes, en cierto punto del vuelo, cuando estábamos al rededor de la mitad de este, me empezó a doler el estomago, fue algo que realmente no podía describir en ese momento, decidí pedir ventana, puesto que dije, poder ver a mi mamá y a mi hermana desde aquí, (cabe mencionar que no viajaba con ellas, si no con mis tíos), lo que no sabia es que en ese momento por el estrés y las nubes pero sobre todo la altura, no podría ver nada.
    el aterrizaje, fue el mismo martirio, nauseas por el golpe repentino, y por todo el movimiento de tratar de equilibrar el avión, como salí de, en ese momento, Distrito Federal, llevaba una chamarra y me baje de el avión, a Cancún y sentí mucho el cambio de temperaturas, usted pensara, ¿quien en su sano juicio se pondría una chamarra en verano?, pero lo que no mencione, fue que, era por diciembre cuando viajamos.
    para finalizar, quiero agregar que ese sentimiento me encanto tanto que desde ahí le tome un amor inmenso a los aviones y una de las carreras que están en mi mente es piloto o ingeniero en aeronáutica, y cada que puedo trato de subirme en un avión.
    mis mejores deseos para este nuevo año entrante y espero leerla pronto

  38. Alexa Flores 401   •  

    Usted tiene razón, a mi poca edad ya no recuerdo muchas cosas, a veces mis primos me recuerdan momentos que para mí ya no existían.
    Algo que nunca quisiera olvidar, sería el choque de sentimientos que tenía cuando me subí a un avión por primera vez a los 8 años, es lo único que recuerdo cuando tenía esa edad.
    Entre mis memorias, recuerdo exactamente mis sensaciones de angustia, de miedo, y muy allá la alegría; sentía pánico más que nada, más porque estaba de lado de la ventana, me encantaban las alturas pero en ese momento pasaban un sin fin de posibles accidentes en mi cabeza; al momento del despegue sólo cerré los ojos y pensaba en que me iría de vacaciones, me sirvió de mucho, cuando los abrí ya estábamos tan arriba que veía las casas tan pequeñas, cada vez subíamos más y más, hasta que hubo un momento en el que no se veía más que el sol y las nubes, en ese momento la vista era espectacular, sentía una emoción, no quería bajar nunca. Ese es un momento que no quisiera olvidar jamás.

  39. Mariana Guzmán 401   •  

    Un recuerdo que siempre se me ha quedado desde pequeña es cuando yo iba al kínder mi papá iba por mí a la salida pero mi mamá siempre le decía que no me comprara comida chatarra porque en casa no comía, entonces un día que fue mi papá por mí yo quería un helado, el me dijo “está bien pero te lo acabas rápido porque si no nos tocará regaño a los dos”. Por más que quise no pude acabarme mi helado, cuando llegamos a la casa lo escondí en mi espalda para que no nos viera mi mamá pero me voltee y tenía la espalda llena de helado y mi mamá se rió.

  40. Ximena Mederos   •  

    Señora Ángeles, espero y este teniendo un gran día, como bien dice usted a lo largo de la vida vivimos muchos momentos felices y otros no tanto, pero son dignos para recordar, como dicen “recordar es vivir”
    Me gustaría compartirle un recuerdo muy bonito, fue hace 2 años en el hermoso estado de Guanajuto, México, ahí festejamos una de las celebraciones que para mi gusto es una de las más bonitas que es navidad, todas las calles iluminadas, las familias juntas, los niños emocionados por un regalo, el rico olor del café, fue muy mágico ese momento, mi familia junta y todos felices riendo, y compartiendo un rato de su tiempo, para mi gusto fue mágico poder estar con mi familia, ya que unos que estaban presentes, lamentablemente ya no están, por eso hay que aprovechar cada minuto de la vida.

  41. Carol Guzman 401   •  

    Buenas tardes señora Angeles, este articulo me parece muy bueno, me ha puesto a pensar en lo que yo en verdad quiero recordar, quiero recordar los momentos que he pasado con mi familia, en lo personal mi familia es lo mejor que tengo, y gracias a este artículo haciendo memoria me he puesto a pensar en que si de verdad he valorado todos esos momentos.
    El recuerdo que más me causa alegría, fue la primera vez que viaje a Estados Unidos, era una nueva experiencia para mí y para mi familia, éramos nuevos en todo eso de los aviones,el vuelo, el equipaje, yo tenía 6 años en ese entonces, recuerdo que estaba muy emocionada. Ya que llegamos allá nos reunimos con mis tías (hermanas de mi papá) pase unas grandes acciones de verano, me gusto mucho ese viaje, un viaje donde siempre estuvimos conociendo nuevos lugares,comiendo de todo,etc.
    Ese viaje fue lo mejor y eso es lo que yo quiero recordar.

  42. Renata Sandoval 402   •  

    Me gustaría conmpartirle un recuerdo que jamás quisiera olvidar, ya que la familia es esencial en nuestra vida,uno de los recuerdos que jamás olvidaré es haber estado junto a mi bisabuelo cuando cumplió 100 años, es un recuerdo que permanecerá en mi toda la vida, pues no todos tienen la oportunidad que compartir un momento como ese, le hicimos una fiesta en grande, pero lo más importante de todo fue que estuvimos toda la familia reunida (todos sus hijos, nietos, bisnietos y hasta amigos), todos asistieron.
    Le doy gracias a Dios por permitir me pasar grandes momentos con mi familia, recuerdos que jamás podre olvidar.

  43. Juan Pablo Torres Bahena 401   •  

    Buenas tardes Señora Ángeles, fíjese que es muy cierto que dicen por ahí que recordar es volver a vivir; la familia es la mas importante que pueda existir en nuestra vida, yo recuerdo mucho la ocasión que salí con mis papas y unos amigos de la familia muy allegados a nosotros, salimos un domingo a desayunar todos juntos, y de ahí decidieron ir a los jardines de México, es un lugar un poco retirado, pero valió la pena el haber ido, porque esta lleno de plantas de todo tipo, había un pavorreal formado con flores de diferentes colores, se me hizo algo hermoso, también había fuentes en las cuales mi hermano, los hijos de los amigos de mis papas y yo nos anduvimos mojando, y lo peor del caso es que no llevábamos ropa extra y así anduvimos mojados pero muy contentos, y es algo que nunca voy a olvidar porque esta salida no fue planeada y gracias a Dios todo salió bien.
    Mis papás, los amigos y nosotros nos divertimos mucho.

  44. César Vega 401   •  

    Al terminar de leer su artículo, me puse a pensar en algunos momentos que he vivido a lo largo de casi 16 años, en los primeros 7 años tengo recuerdos muy vagos. Pero a mi mente llega un 30 de julio del 2012; tenía solo 11 años.
    Recuerdo que estábamos, mi familia y yo, en la ciudad de México para celebrar el cumpleaños de mi abuelo (29 de julio). Yo sabía que al otro día mi equipo favorito, el Cruz Azul, jugaría en su estadio, el cual no está muy lejos de la casa de mis abuelos.
    Durante el festejo familiar, me percaté que mi papá y mi tío se habían apartado de la fiesta para platicar a solas, hasta ahora no sé qué fue lo que platicaron, pero tengo mis sospechas de que me tenían una sorpresa. Cuando despierto por la mañana, mi abuelo me da la noticia que mi sueño por fin se cumpliría, pues, en la tarde iríamos al estadio Azul a ver jugar al equipo de mis amores por primera vez.
    De tanta emoción que sentía, olvidé mi playera del equipo en la casa, pero ese no sería motivo para alentar a mi equipo. No pudo haber habido mejor ocasión, el partido se ganó y yo salí muy feliz de aquel coloso deportivo, jurando que algún día volvería; hasta la fecha no se ha dado. No sé si sea un recuerdo memorable, pero es uno de los más felices que tengo dentro de mi niñez.

  45. Dante Figueroa 401   •  

    Justo como usted dice, vale la vida contar la vida, siempre es necesario recordar cosas increíbles que alguna vez nos han pasado, como usted nos cuenta aquella vez con su hijo en el cine.
    Yo recuerdo la primera vez que me compraron un libro, iba en cuarto o quinto de primaria. Al principio quería comprar algo más padre, como algún juguete o un videojuego y mis papás me emocionaron diciendo que me comprían algo, pero ese día fueron a conseguirme un libro en lugar de algo que yo querría. Aún así pasé buscando uno interesante y quien me atendió en “ghandi” fue muy amable y realmente me hizo interesarme en leer a tal grado que no podía esperar el camino a mi casa para leerlo. Llegué a mi cuarto y prendí la lámpara que mi papá me acababa de dar para leer y comencé a leer mientras afuera estaba un poco oscuro. Leí unas horas y me fasciné a pesar de lo tardado que era. Mi libro era de dragones y fantasía, y me encantó. Un año más tarde me acabé la saga de cuatro libros, que sigue siendo mi favorita hasta ahora

  46. Ximena Delgado   •  

    Buen día. Me gustaría compartirle a usted, señora Ángeles, un recuerdo que quisiera recordar por siempre.
    Comienza en Semana Santa de hace cuatro años cuando tuve mis primeras vacaciones en la playa con mi familia completa, me gusta recordar mucho este momento porque ha sido de los días en que más feliz he estado, compartir unos días en familia siempre son necesarios y dignos de recordar.

  47. Will 401   •  

    Aveces lo que uno más siente y extraña como anhelos simplemente no es necesario contar, lo bello de recordar algo es revivir cada una de los sentimientos y emociones, alternando con la realidad.
    Con el paso del tiempo muchas veces sólo contamos cosas como para ver el reflejo de aquellas personas que nosotros queremos que lo tomen en cuenta, y se ha perdido aquella bella inspiración de poder hacerlo solamente disfrutandolo.
    La mente es muy engañosa pero como tal aveces es de lo más útil y gentil para con uno mismo; pues con esta podemos seguir adelante y revivir ciertos momentos personales.

  48. Enrique Heras   •  

    Un Feliz Año 2017 y 365 abrazos para usted y su familia, incluyendo claro está a Don Héctor,que vimos ayer lunes 9 de enero, en su programa semanal,tan acertado como siempre y le damos la bienvenida a usted y sus hermosas letras, saludos Cordiales de Poly y Heras.

  49. mcjaramillo   •  

    Has vuelto con la intención de seguir contándonos todo aquello que no quieres olvidar, y eso es lo importante para los que esperamos tus letras como agua de mayo.

    También yo espero que 2017 sea mejor de lo que parece.

  50. Gerardo Coor   •  

    Leerla a usted; es encontrar pedazos de uno mismo perdidos en las lineas de su hermosa prosa, es revivir aquellos pequeños lapsos de la vida que alguna vez creímos perdidos en un beso, en un amor….

  51. Mario Sepúlveda   •  

    Deseamos invitarle a un evento literario en Coatzacoalcos, Veracruz. ¿A qué correo le podemos contactar? Muchas gracias de antemano.

  52. Jorge ZEPEDA   •  

    Las memorias son las únicas que nos cuentan la vida, al menos la nuestra, desde nuestra diminuta y valida perspectiva… porque es la real ! y las que nos hacen vivir y morir en ellas hasta que la ultima suspira y pone punto final… Buen año ! Comparto tus buenos deseos….

  53. Josefa María Setién Aramburu   •  

    Yo estoy en la época de la nostalgia, aunque como decía Simone Signoret “La nostalgia ya no es, lo que era” .

    Feliz año 2.017 y gracias por todo lo que me haces imaginar con tus escritos.

  54. Patricia Rios   •  

    Te extrañamos Angeles!!
    Esta navidad te pensé mucho, hace un año recibí de regalo tu libro La emoción de las cosas , lo disfrute mucho y sentí que coincidimos en muchas cosas; Tu amor a Los Gabos, a Sabina , a Héctor (con el debido respeto) a los recuerdos , hasta en los juanetes jajaja !! Esta navidad recibí el libro de Héctor El adiós a los padres, lo estoy disfrutando tanto como el tuyo . Ademas recibí las siempre bien recibidas cajitas de chocolates y galletas y compartía con mis hijos la duda de querer guardar las cajitas que tanto me gustan , en donde las abuelas guardaban cartas, los dientitos de los hijos, los recortes y mil cosas con inmenso significado, nosotras nos tocó guardar fotos y rosas marchitas y me preguntaba que se podrá guardar ahora si ya todo está guardado en las computadoras ….fue cuando pensé Angeles podría entenderme y decirnos algo más de esas cajitas jajaja!!!
    Que bueno que ya estas de regreso!!

  55. Kenia Ayala   •  

    Que grato leerla de nuevo, se le extraña por acá. ¡Muy feliz año nuevo!
    Reciba un saludo y un abrazo.

  56. Raquel uruguay   •  

    si es una alegría y un regocizo leerla´ Que este año tenga siempre ganas de contarnos cosas del absurdo cotidiano

  57. Yoali   •  

    ¡Qué alegría tenerte de vuelta y leerte con el primer café del día!

  58. Susana   •  

    Gracias mil.
    Cierto, muy cierto que solemos olvidar, algunas veces, hasta lo que no queremos o creemos que no queremos. ‘Juegos neuronales’.
    Cierto, muy cierto que la imaginación vuela, a veces, muy alto; mas otras, la realidad supera nuestra volatil imaginación y no nos queda más que hacer acopio de nuestra resiliencia para continuar, para no claudicar, porque vaya si dan ganas, a veces, sólo algunas veces. También espero que no nos vaya tan mal como imaginamos. Reciba mi admiración y respeto, querida Ángeles.

  59. Lily   •  

    Recuerdo ese cuadernito donde tomabas notas a diario, sin ser, creo recoradar, un diario al uso. Quizá ese te podría seguir siendo útil. Y sí, lo mejor para este nuevo 2017 ! Un abrazo! Lily.

  60. Ángeles Mastretta   •     Author

    Gracias a ti, querida Silvana.

  61. Silvana   •  

    Adoro tu blog. Gracias por volver y feliz año!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>